Aspromec
¿Qué te aportamos desde ASPROMEC para hacer de tu empresa una fábrica 4.0?

Información

Formación

Visibilidad

Conectividad

Digitalización

Contacta con nosotros
La Asociación de Profesionales para la Competitividad del Mecanizado (ASPROMEC) tiene sus oficinas en:

C/Pintor Díaz de Olano nº 18 bajo CP: 01008 Vitoria-Gasteiz (Álava)

655 58 58 01

info@aspromec.org


Aspromec

What do we at ASPROMEC offer you to make your company a Factory 4.0?

Information

Training

Visibility

Connectivity

Digitization

Contact whit us


The Association of Professionals for the Competitiveness of Machining (ASPROMEC) has its offices in:

C/Pintor Díaz de Olano nº 18 bajo CP: 01008 Vitoria-Gasteiz (Álava)


655 58 58 01

info@aspromec.org


Aspromec

Was bieten wir von ASPROMEC, um Ihr Unternehmen zu einer Fabrik 4.0 zu machen?

Informationen

Schulung

Sichtbarkeit

Konnektivität

Digitalisierung

Kontaktieren Sie uns


Die Association of Professionals for the Competitiveness of Machining (ASPROMEC) hat ihre Mitglieder in:

C/Pintor Díaz de Olano nº 18 bajo CP: 01008 Vitoria-Gasteiz (Álava)


655 58 58 01

info@aspromec.org

Top

Madrid, tercera parada del Observatorio del Sector Industrial de Aspromec

Observatorio_Aspromec_Madrid

Madrid, tercera parada del Observatorio del Sector Industrial de Aspromec

Tras las citas del Observatorio del Sector Industrial de Aspromec en Sevilla y Burgos de este mismo año, el Palacio Santoña de Madrid acogió el pasado 17 de junio una nueva reunión del organizada por la Asociación de Profesionales para la Competitividad del Mecanizado, una iniciativa con la que Aspromec busca hacer una completa radiografía de la situación del mercado antes, durante y después de la pandemia de COVID-19. Todas las conclusiones se presentarán en el primer Congreso Aspromec del Mecanizado, que tendrá lugar en noviembre de 2021.

En sus once años de existencia, Aspromec no ha cejado en su empeño de mejorar la competitividad y profesionalidad del sector industrial del mecanizado, así como de facilitar la cooperación entre las empresas, a través de numerosas actividades como, entre otras, los Encuentros del Mecanizado, el Proyecto Aviva (estudio de competitividad en el sector de la subcontratación por mecanizado en España), la Plataforma digital del Mecanizado o el Observatorio del Sector Industrial, cuya tercera cita de este año ha tenido lugar en Madrid.

En esta ocasión el debate estuvo conducido por Oriol Caballé, vicepresidente de Aspromec y director general para España y Portugal de Kromi, y en él participaron los miembros de Aspromec, así como Miguel Ángel Borrachero, responsable de Producción en Deutz Spain, David Llorente, director general en Hermanos Jiménez Gómez, Juan Manuel Paramio, CEO en Talleres Mecánicos Paramio, y Gabriel e Isaac Navarrete, administrador y responsable de I+D respectivamente en FAYMM.

Aspromec y la Industria 4.0

Como se afirmaba en la reunión de Madrid, el sector del mecanizado ya afrontaba una profunda transformación antes incluso de la irrupción de la pandemia, con tendencias, muchas de ellas disruptivas, que están conllevando cambios muy importantes en las empresas. La digitalización y la consecuente interconectividad, la fabricación aditiva o la pujanza de sectores como el del vehículo eléctrico o las energías renovables, sumado a un mercado cada vez más globalizado y a nuevas problemáticas, como la imparable subida del precio de las materias primas o las tensiones logísticas derivadas del transporte internacional, desatan una gran incertidumbre entre los mecanizadores.

Pero frente a una visión apocalíptica de este nuevo panorama, las empresas deberían ver también las nuevas oportunidades que se abren. Un claro ejemplo es la COVID-19 y la digitalización. Con todo lo negativo que está suponiendo esta pandemia, no es menos cierto que también ha conllevado “avanzar en un solo año todo lo que no se había conseguido en diez“, como se ponía en valor en la reunión. Los ‘haters’ de la digitalización ya han desaparecido del mapa. Ésta es una tendencia incuestionable y se han conseguido derribar los muros mentales que aún se mantenían en pie.

Ahora habrá que ver en qué queda todo porque, una vez pasada la pandemia, el día a día seguramente ya no será ni cómo era hasta marzo de 2020 ni como se ha vivido en este último año y medio. Por ejemplo, en materia de videoconferencias. Se ha demostrado que es una fórmula válida y viable de comunicación, pero también ha quedado claro que para muchas acciones, comerciales o técnicas, nada mejor que el contacto presencial. “Las reuniones telemáticas seguirán ahí pero en su justa medida, sin abusar“, se concluía en el Observatorio.

Está claro que la Industria 4.0 supone nuevos desafíos, pero también grandes ventajas en materias como la monitorización de los procesos para mejorar la productividad y la rentabilidad. Y todo ello en una actividad en la que los márgenes de beneficios cada vez se ajustan más, los clientes son más exigentes en sus requerimientos y es más complicado reducir los costes.

Otra cosa es si las compañías del sector están realmente preparadas para gestionar convenientemente este Big Data. No hay que olvidar que muchas de ellas son pymes y que no se pueden permitir contar con departamentos ni personal especializado en el análisis de esta cantidad ingente de datos. Se monitoriza lo que se puede, lo que se considera más importante. En tal océano de información que es la Industria 4.0 hay que ser muy selectivo. “Es preferible analizar dos datos que realmente sean útiles que no 27 que luego no sirvan para nada”, se señalaba en la reunión.

Por eso, y como en otros aspectos de la actividad, desde el sector se quiere fomentar la colaboración interprofesional, ya no solo entre proveedor y cliente, sino también con otras entidades del tipo centros tecnológicos y universidades y entre las propias empresas que compiten en el mercado. Aunque es una frase muy manida, “la unión hace la fuerza” y es indudable que juntos siempre se llega más lejos que cada uno por su lado. De hecho, en la reunión de Madrid se concretaba la vía de colaboración con universidades con una propuesta firme de alcanzar un acuerdo con el Campus Tecnológico de la Universidad Carlos III en Leganés, para incorporar todo el talento que sale de ahí a las empresas del sur de la Comunidad.

Reinventarse o morir según Aspromec

Ante un mercado cada vez más presionado por los precios, en buena parte por la creciente calidad de los trabajos realizados en China (aunque no hay que obviar nunca que no tienen las mismas reglas de juego que en Europa en aspectos normativos como el de emisiones), las empresas del mecanizado están siguiendo varias vías, para garantizar su supervivencia. El margen, como se aseguraba en la reunión, no está en el arranque de la viruta sino en la mejora continua de todos los procesos, donde la tecnología y los trabajadores juegan un papel protagonista. Nadie como el propio empleado sabe cómo puede mejorar la productividad y reducir los costes en su propio puesto de trabajo. Estos empleados, que tienen el conocimiento técnico (diferente a la visión de la propiedad que tiene la Dirección), deberían estar en el centro de las nuevas estrategias empresariales.

Y en materia de reducción de costes, también son significativas las acciones realizadas por empresas como Deutz Spain de externalizar servicios que no son su ‘core business’, como es la gestión de sus herramientas a través de Walter Tools, así como el empleo de fórmulas financieras de adquisición de nueva maquinaria como el leasing, para poder ajustarse a los proyectos que le vayan surgiendo al mecanizador.

Evidentemente, otras grandes vías que están siguiendo las compañías para mantenerse vivas, son las de diversificación, entrando en sectores “menos tocados” que la automoción o la aeronáutica, la entrada en nuevas tecnologías como la impresión 3D, la incorporación y mejora de servicios para, por ejemplo, acortar los plazos de entrega, la reducción de la curva de aprendizaje y, por supuesto, la diferenciación en el mercado con la fabricación de piezas en las que realmente se pueda aportar un valor añadido. Y para eso es clave, como siempre, la apuesta por la I+D. FAYMM, como quedó demostrado en esta reunión, es un claro ejemplo de ello con el reciente estreno de su propio Departamento de Investigación y Desarrollo, del que ya han salido dos proyectos, uno destinado a fabricar un sistema de amortiguación para vehículos blindados (se presentará en la feria Feindef de Ifema, en noviembre de este año) y otro centrado en el desarrollo de un vehículo terrestre no tripulado (UGV).

Observatorio_Aspromec_Madrid_2

Aspromec apuesta por la captación y retención del talento

Uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta el sector es el de la captación y retención de talento y por el que Aspromec trabaja para fomentarlo en todos los niveles. Pero ¿cómo hacerlo atractivo para que los jóvenes y no tan jóvenes quieran trabajar en el mundo del mecanizado? Frente al componente social, por el que muchos padres han educado a sus hijos para que sean “universitarios de oficina“ y huyan de la ”bata del taller”, el sector debe poner en valor que esta es una industria con un alto componente tecnológico y con notables oportunidades de progreso profesional. “Habrá quienes preferirán seguir transportando paquetes para Amazon porque no quieren tener grandes responsabilidades“, como se afirmaba en la mesa de debate, pero seguro que también habrá cada vez más jóvenes que se sientan atraídos por esta actividad, sobre todo en un mercado laboral tan afectado por el paro juvenil.

Y para hacerlo atractivo, un factor fundamental es la formación, la absorción continua de conocimientos que permitan adaptarse a las nuevas tecnologías. Una formación que no debe terminar en las universidades y centros tecnológicos, sino que debe continuar en la propia empresa. Y un buen ejemplo de ello es la Deutz Business School que tiene implantada Deutz Spain en la localidad extremeña de Zafra.

También se busca desde el sector, tradicionalmente muy “masculinizado”, impulsar la entrada de cada vez más mujeres. Y en esta línea es de destacar la iniciativa que ha tomado FAYMM de sumarse al Charter Europeo de la Diversidad, lo que ha tenido como resultado tener ya al 40% de su staff formado por mujeres.

En definitiva, lo que se busca es crear equipos formados por personas que siempre remen en la misma dirección y desprenderse de todos los individualismos. Porque al final son las propias personas las que hacen ser diferentes a las empresas. Lo ideal es una óptima combinación de actitud y aptitud por parte del trabajador, de tal forma que a los buenos conocimientos de ese empleado se sume una completa implicación en el devenir de la compañía.

Efectos COVID-19 en el Observatorio Aspromec

A nivel general, los invitados a la reunión de Madrid manifestaban que la pandemia está teniendo una menor incidencia para su actividad de lo que se preveía en marzo y abril del año pasado. Tras el gran parón inicial, las empresas fueron recuperando su trabajo gracias, en buena parte, a la predisposición de las plantillas, comités de empresa y de la propia Administración. “Como sociedad se ha hecho un gran trabajo entre todos para poder salir de una crisis completamente desconocida hasta ahora como esta”, se indicaba.

Herramientas como los ERTE han sido de gran ayuda para aliviar la situación financiera de las empresas y en esta nueva fase de la pandemia la mayor preocupación es evitar nuevos contagios que conlleven bajas y paradas de actividad. “A pesar de la mejora evidente que se ha logrado aún no podemos relajarnos”, se avisaba. Para ello se siguen implementando protocolos de actuación y contingencia en las compañías que seguro que se mantendrán en el tiempo, haya COVID-19 o no.

Pero lo que parece evidente, y así lo confirmaron los ponentes, es que esta crisis es muy diferente a la del 2008-2010. Aunque ambas nos han afectado psicológicamente, todo parece indicar que de esta vamos a salir más reforzados. Las grandes amenazas a las que se enfrentan hoy las empresas iban a estar ahí con o sin pandemia.

Otras tendencias sectoriales para Aspromec

Durante la reunión en Madrid del Observatorio del Sector Industrial de Aspromec también se tocaron otras tendencias, como la necesaria convivencia en el mercado de diversas fórmulas de comunicación entre proveedor y cliente. Para las relaciones más complejas, ya sean por carácter técnico o por volumen de negocio, seguirá siendo necesario la reunión presencial, mientras que cuando entren en juego los ‘commodities’ ahí lo impersonal tiene mucho ganado, con herramientas muy útiles y cómodas como el email o internet. En este sentido, contar con una buena página web que permita empatizar con el potencial cliente, y fortalecer la presencia en redes sociales, se antojan como vías con gran potencial de desarrollo.

También se ponía en duda que los Fondos de Recuperación y Resiliencia anunciados por la Unión Europea vayan a favorecer directamente al sector del mecanizado. Aún así se apostaba de nuevo por la cooperación entre empresas, para poder optar a algunos de los mayores paquetes de ayudas que podrían introducirse en el sector industrial y, de esta forma, reactivar los planes de inversión.

Y por último, la electrificación de la movilidad y su fuerte incidencia sobre el sector del mecanizado. “Por una voluntad geopolítica más que por un razonamiento técnico y/o tecnológico“, como se señalaba en la reunión, es evidente que los motores eléctricos le están ganando cada vez más terreno a los térmicos, sobre todo en la automoción porque en ámbitos más industriales y para los equipos más grandes aún no se han encontrado soluciones de electromovilidad viables, habiendo, de momento, sólo disponibles alternativas híbridas. Pero al final, sea por motores eléctricos, sea por la irrupción del hidrógeno o sea por tecnologías que aún ni concebimos, lo que está claro es que los mecanizadores se tendrán que reinventar, buscando nuevas fórmulas de negocio.

En definitiva, la reunión en Madrid del Observatorio del Sector Industrial de Aspromec volvió a aportar grandes reflexiones sobre las tendencias que se aprecian en el sector del mecanizado y nuevas conclusiones, que junto a las ya recopiladas en los encuentros de Sevilla y Burgos, serán analizadas en profundidad en el primer Congreso Aspromec del Mecanizado, que tendrá lugar en noviembre de 2021.