Aspromec

¿Qué te aportamos desde ASPROMEC para hacer de tu empresa una fábrica 4.0?

Informationen

Schulung

Sichtbarkeit

Konnektivität

Digitalisierung

Kontaktieren Sie uns


La Asociación de Profesionales para la Competitividad del Mecanizado (ASPROMEC) hat seine Büros in::

C/Pintor Díaz de Olano nº 18 bajo CP: 01008 Vitoria-Gasteiz (Álava)


655 58 58 01

info@aspromec.org

Top

Protocolo de prevención de riesgos específico contra el COVID-19

Prevención de riesgos contra el COVID-19

Protocolo de prevención de riesgos específico contra el COVID-19

Hoy, 14 de abril, se ha reanudado la actividad no esencial tras el parón decretado el pasado 29 de marzo. Esta vuelta al trabajo se produce aún en un escenario de crisis sanitaria y, por tanto, obliga a las empresas a adoptar medidas específicas de prevención de riesgos.

Con tal propósito, en Vadillo Asesores han elaborado este protocolo de actuación contra el COVID-19, que os puede ser de utilidad para implantarlo en vuestras organizaciones:

CONTEXTO

El coronavirus SARS-CoV-2 es un virus que pertenece a la familia Coronaviridae. Se transmite de persona a persona por vía respiratoria, a través de gotas respiratorias de más de 5 micras que son emitidas por la persona enferma cuando ésta presenta sintomatología respiratoria (tos y estornudos), y también por contacto con fómites (ropa, sábanas, equipamiento hospitalario no esterilizado, etc.).

No se ha demostrado la transmisión aérea, es decir, la que se produciría por núcleo de gotitas o aerosoles, que son capaces de transmitirse a una distancia de más de 2 metros.

El período de incubación puede variar entre 2 y 14 días. Por ello, las mejores medidas de protección son el aislamiento de personas contagiadas y portadoras del virus, y la higiene personal.

OBJETIVO

La máxima protección de la salud de las personas trabajadoras debe poder ser compatible con el mantenimiento de la actividad productiva, aunque sea a unos niveles reducidos, con el objetivo último de que, una vez vencida la pandemia, el retorno al crecimiento económico y la generación de empleo sea lo más rápido y eficiente posible.

Para ello, resulta imprescindible establecer un protocolo de actuación claro y sencillo en cuanto a su riguroso cumplimiento, y que implique:

  1. Reforzar las medidas de higiene personal en todos los ámbitos de trabajo y frente a cualquier escenario de exposición.
  2. Reforzar la limpieza y desinfección de los lugares de trabajo.
  3. Adoptar medidas organizativas.
  4. Garantizar la continuidad de la actividad, así como la resiliencia necesaria para el retorno a la normalidad lo antes posible, y evitar un grave impacto económico.

RESPONSABILIDAD

El principio que debe regir es el de CORRESPONSABILIDAD de todos con el cumplimiento de este protocolo y cualesquiera medidas que sean requeridas por la autoridad.

EXPOSICIÓN AL RIESGO

Hay tres grados riesgo:

  1. Exposición al riesgo: cuando en la actividad se puede producir un contacto estrecho con un usuario confirmado de infección (supuesto de trabajadores que proporcionan cuidados a una persona con la infección).
  2. Exposición de bajo riesgo: aquellas relaciones laborales en las que la relación que se pueda tener con un caso probable o confirmado no incluya contacto estrecho.
  3. Baja probabilidad de exposición: trabajadores que no tienen atención directa al público o, si la tienen, se produce a más de dos metros de distancia, o dispongan de medidas de protección colectiva que eviten el contacto (por ejemplo, mamparas de cristal).

CONTROLES PREVIOS AL TRABAJO

Es precisa la máxima colaboración de todas las personas de la organización en la adopción de las medidas preventivas y el seguimiento de las recomendaciones que se realizan a continuación:

Se evaluará a las personas del equipo especialmente sensibles en relación con la infección por COVID-19, tomando las medidas específicas que correspondan. Se considerará persona vulnerable a los trabajadores:

  • Mayores de 60 años.
  • Hipertensión arterial.
  • Diabetes.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Enfermedad hepática crónica.
  • Enfermedades pulmonares crónicas.
  • Enfermedad renal crónica.
  • Cáncer en fase de tratamiento activo.
  • Inmunodeficiencias.
  • Embarazo.

A toda persona que se encuentre en algún escenario de vulnerabilidad:

  • Si es posible, se le aplicará el teletrabajo.
  • Si no lo es, se extremarán las medidas de higiene personal y distancia social.
  • Y, si así lo requiere, se le dotará de EPI de mascarilla y guantes.

La persona trabajadora debe asegurarse de que está libre de cualquier síntoma de contagio antes de incorporarse al lugar de trabajo. En el caso de presentar síntomas respiratorios, fiebre más de 37,5º o síntomas de gripe, no deberá acudir al trabajo y acudir al médico hasta tanto no se haya descartado la infección por coronavirus.

El desplazamiento desde el hogar al trabajo y viceversa se desarrollará, preferentemente de forma individual y, si no es posible, en transporte colectivo, guardando las distancias de seguridad. Si se realiza por transporte colectivo, se recomienda el uso de mascarilla de protección en los trayectos de ida y vuelta.

MEDIDAS PREVENTIVAS DE HIGIENE PERSONAL

Se realizará LAVADO FRECUENTE DE MANOS con agua y jabón, especialmente después de toser, estornudar y tocar o manipular pañuelos o superficies potencialmente contaminadas. Las uñas deben llevarse cortas y cuidadas, evitando el uso de anillos, pulseras, relojes de muñeca u otros adornos que puedan dificultar una correcta higiene de manos, ya que ésta es una de las medidas principales de prevención y control de la infección.

El secado de las manos se realizará con medios mecánicos o, en su caso, con toallas desechables.

Al toser o estornudar, es preciso cubrirse bien la boca y la nariz con el codo o con un pañuelo desechable para retener las secreciones respiratorias. Los pañuelos han de ser desechables y tirarlos inmediatamente.

Hay que evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, ya que las manos facilitan su transmisión.

También se debe evitar cualquier contacto físico.

Es preciso mantener la mayor distancia posible (≥1,5 m) entre personas, si la actividad lo permite. Ésta es una de las medidas principales de prevención y control de la infección.

MEDIDAS PREVENTIVAS DE LIMPIEZA

Intensificar la limpieza diaria y desinfección del lugar y equipos de trabajo, incrementando la frecuencia de la limpieza de los espacios comunes como recepción, salas de reuniones…, así como de los mostradores, pomos de las puertas, muebles, suelos, teléfonos, etc.

Promover que las personas limpien autónomamente los equipos que pueden ser foco de infección como impresoras, máquinas de café, etc.

Mejorar el stock de productos de limpieza y de equipos de protección para evitar quedarse sin ellos en caso de roturas de stocks: jabón de manos, papel para secado de manos, gel o solución desinfectante para manos, pañuelos y guantes desechables, bolsas de basura, etc.

Retirada diaria y de manera segura de los desechos.

Sustitución, si procede, de agentes de limpieza por otros de mayor eficacia:

  • El coronavirus se inactiva tras 5 minutos de contacto con desinfectantes comunes.
  • Utilizar siempre dilución recién preparada.
  • En superficies que no se pueda utilizar lejía, se utilizará etanol al 95%.

Mantener las puertas abiertas para evitar el contacto con los pomos.

Aumentar la renovación de aire en todos los espacios de trabajo siempre que sea posible, de forma natural o forzada, e incrementar la limpieza de filtros.

El proceso de limpieza y desinfección deberá realizarse con especial atención en aquellas instalaciones en las que se ha evaluado que pueden producirse mayores riesgos de exposición, como baños y zonas comunes.

MEDIDAS ORGANIZATIVAS

Información y concienciación a todo el equipo vía e-mail directo y en el tablero de anuncios:

  • Del protocolo de actuación.
  • De infografías oficiales.

Información de las medidas de reforzamiento de la limpieza a la empresa encargada de la misma.

Hay que informar a todas las personas trabajadoras que las vías de contagio son por segregación de partículas salivares, por lo que es esencial protegerse al toser y evitar tocarse la cara.

Hay que informar, asimismo, que los síntomas de la enfermedad son tos seca y fiebre.

Si es posible, establecer un horario diferenciado para garantizar la entrada y salida escalonada de las personas, evitando aglomeraciones.

Si es posible, implantación de una distancia social entre las personas de la empresa de al menos 2 metros.

Establecimiento de un número máximo de clientes presenciales en las instalaciones de la empresa en función de la superficie disponible.

Adopción de equipos de protección individual (EPI) según determine y requiera la evaluación de riesgos de cada empresa.

Valorar la implantación, mientras dure la declaración del estado de alarma, de la modalidad de jornada de horario intensivo.

Siempre que sea posible, promover el teletrabajo a través del procedimiento diseñado a tal fin.

Promover la videoconferencia entre los equipos de distintas oficinas y con los clientes.

En caso de que se tengan que realizar reuniones presenciales, han de reducirse al mínimo necesario garantizando el distanciamiento social.

El acceso a las zonas comunes, como las máquinas de café, por ejemplo, se realizará de manera individual, volviendo al puesto de trabajo con inmediatez.

Realizar el mínimo número de viajes de trabajo, en la medida de lo posible.

Requerir la máxima colaboración de todas las personas trabajadoras en la adopción de las medidas preventivas y el seguimiento de las recomendaciones realizadas.

GESTIÓN DE INCIDENTES

En caso de aparición de síntomas del COVID-19 (tos, fiebre) durante la jornada laboral, la persona afectada deberá informar a la persona o departamento de la organización encargado de estos temas (recursos humanos, prevención de riesgos, comité de continuidad del negocio…), que evaluarán la situación y determinarán si la persona en cuestión ha de ser remitida o no al servicio público de salud para que evalúe su estado.

En el caso de confirmación de una infección de un trabajador por COVID-19, éste tendrá la obligación de comunicar esta información a la empresa, y ésta identificará los contactos internos con el trabajador afectado para evaluar el riesgo.

GARANTIZAR LA CONTINUIDAD DEL NEGOCIO

El objetivo es identificar en la empresa a las personas clave e infraestructuras críticas para el mantenimiento de la actividad y tener previstos planes de contingencia ante posibles bajas por la enfermedad, incremento del absentismo por cuarentenas forzosas, así como suficientes suministros de recambios y servicios de apoyo de proveedores esenciales para el normal funcionamiento de la organización.

A tal fin, se recomienda:

  • Activar un comité de continuidad de negocio, encargado de resolver las posibles incidencias que se produzcan en este período.
  • Reforzar con los proveedores esenciales los suministros necesarios para garantizar el buen funcionamiento del negocio.
  • Llevar un registro de incidencias para su evaluación y análisis.